¿Por qué tenemos el cutis graso?

Son varios los factores que inciden en la producción excesiva de sebo. Entre estos, destacan el estrés, el uso de anticonceptivos orales, los cambios hormonales, el embarazo, la alimentación, la falta de exfoliación y limpieza, además de factores genéticos.

Te dejamos algunos consejos para tratar la piel grasa

  • Empieza limpiando la piel con agua tibia, para eliminar el exceso de aceite. No uses productos hidratantes para lavar la cara. Lo mejor es el jabón neutro o bien aquellos diseñados específicamente para las pieles grasas. Si tienes acné (o eres propensa a ello), lava con un jabón anti bacteriano dermatológico.
  • Seca la piel usando una toalla, paño o pañuelo limpio y seco, dando golpes suaves, sin restregar.
  • Otro de los pasos para no tener piel grasa es la exfoliación. Te servirá para mantener la piel limpia y libre de impurezas, mejorar el aspecto del cutis y evitar la producción excesiva de aceite. les dejo una mascarilla muy efectiva para combatir el cutis graso:

Licuar zumo de Limón + medio pepino hasta que se forme una pasta, agregar 5 gotitas del efecto porcelana día, aplicar en el rostro y cuello, dejar reposar 20 min y limpiar con agua tibia, podes hacer esta mascarilla una vez por semana.

El limón: ayuda a aclarar las manchas de la piel, combate el acné y el cutis graso, exfolia la piel.
El pepino: por sus propiedades astringentes ayudan a controlar y reducir el exceso de grasa en la piel manteniéndola limpia e hidratada.
El efecto porcelana: Minimiza los poros, suaviza, hidrata y mantiene la piel limpia, suave y radiante.

 

 

Tratamiento con áloe vera

También puede ser útil para combatir el cutis grasoso, quemaduras y cicatrices, así que te recomendamos tener nuestro zumo de áloe vera en casa.

Simplemente tienes que rociar el zumo en el rostro o la zona a tratar, dejar actuar toda la noche y lavar normalmente por la mañana. Repite este tratamiento dos o tres veces a la semana.

 

 

 

Lleva una alimentación saludable

Para evitar el cutis graso es preciso llevar una dieta equilibrada y rica en fibras. Consume más alimentos de origen vegetal (frutas, verduras…), así como también cereales integrales, legumbres y frutos secos.Las vitaminas y los minerales que te aportan te ayudan a mantener la dermis sana.

Bebe también mucha agua y consume aceites de buena calidad, como el de oliva extra virgen. Asimismo, evita las grasas, los fritos, las carnes rojas y la comida rápida.

Ejercitate!

Hacer actividad física te puede ayudar a liberar las toxinas que se acumulan en la piel y provocan el cutis graso. Al transpirar, permitirás que los poros eliminen “lo que les sobra” y se lavarán. Se recomienda hacer ejercicio dos o tres veces a la semana.

Open chat
¿Querés hacer un pedido?